MUNICIPIS I ENTITATS DE L'ALT CAMP

El Pla de Manlleu

 

La parte más oriental del municipio de Aiguamúrcia es el pequeño pueblo de Pla de Manlleu. Este pueblo tiene su origen en Selma o Celma, por lo que antes diremos algo de este hoy despoblado y su castillo. Hasta el pueblo logramos llegar, pero no al castillo. El origen de la fortaleza es antiquísimo, como todas las de las altas montañas donde se asentarían pueblos primitivos que  una y otra vez bajaban a la llanura, y luego tornarían a las alturas, como es el caso de Celma, habitado hasta hace pocos años.

Selma

Entre musulmanes y cristianos era imposible bajarse al llano, no se sabía cuando se irían unos y volverían los otros. Y así era, pues cuando ya aparecía la tierra organizada por orden del conde soberano, llegó Almanzor y asoló la línea de castillos d’Albá, Celma, Celmella y Cabra, que fue restaurada, y de nuevo destruida.

En 1142 Guillem de Sant Marti dio Selma a los templarios (se conserva el pergamino de la donación), junto con el territorio y su término. La tarea era ardua, todo estaba despoblado, exangüe, los templarios todavía no estaban autorizados a instalarse y dejaron el castillo en manos de castellanos. El más representativo de estos fue Gerau de Jorba, castellano de otros castillos, además de Celma y Montagut, centrándonos en l’Alt Camp. Se levantaron dos iglesias, Santa María y Sant Cristòfor. Al final del XII aparece construida la comanda “domus Celma”, al frente de la cual se halla Ramon Soler –Raimundus Solario-

Se ocupó Celma por orden de Jaume II, quien nada pudo hacer por la Orden. Se sabe que el mestre del Temple y el monarca se reunieron en la vecina Mont-ral, en septiembre de 1307, para procurar ayuda. Fueron las milicias municipales de Vilafranca quienes ocuparon Selma, colocando administradores mientras pasaron las propiedades a los Hospitalers de Sant Joan de Jerusalem.

Está documentada la presión que sufrieron los habitantes de Celma, sobre todo durante el reinado del Cerimoniós, quien les pidió dinero para guerras y hasta para la coronación de Sibil.la. Cayeron en manos de prestamistas de Vilafranca, donde había una importante aljama dedicada al préstamo. En el siglo XIV eran 50 los focs contabilizados, un siglo después se había reducido a la mitad por la presión fiscal.

La concentración de la tierra en pocas manos hizo que a lo largo del siglo XVI se fuera recuperando, para volver a caer por la sequía del siglo siguiente, el bandolerismo, la guerra con Francia, la de Sucesión, y para colmo las carlistas, cuando parece ser, según nos informaron verbalmente, que uno de los jefes realistas hizo fusilar a un elevado número de personas…, o sea, que siguieron los mismos derroteros que otras tierras montañosas de la Catalunya Nova, hasta que en 1802 Carlos IV incorpora a la Corona las propiedades de la Orde de Hospitalers y en 1822 Selma pasa a ser administrado por la Hacienda Pública.

Resistieron hasta mediados del siglo XX, cuando los habitantes se marchan y fundan Pla de Manlleu, en el llano fértil, donde todo resultaba más fácil y humano, aunque alguno se resistiría, como nos contara Juan Martínez, el barbero se negó a abandonar su casa hasta que hallándole muerto, no opuso resistencia.

CLICK!!  sobre la foto para ampliar
Selma
La intención de recorrer el pueblo deshabitado de Selma se vio frustrada en parte. El coche que llevábamos no era el más apropiado y fue necesario aparcarlo a pocos kilómetros de haber tomado la pista forestal, so pena de tremendo calentón. Lo dejamos al pie de unos muros que, suponemos, sería una antigua masía. Desde ese punto se veía, lejos, el pueblo de Celma. Nos separaba de él tierras de viña y vaguadas que no nos veíamos capaces de salvar. Dimos un rodeo por un camino bordeado de pinos, silencioso, caluroso, con señales de paso de ciervos. Finalmente fue necesario atravesar un gran viñedo, procurando no dañar nada, hundiéndose los pies en el terreno mullido. Subimos, trepamos más bien, por repechos donde las piedras de las casas arruinadas han formado montones, y entre esos rimeros, la vegetación, resbaladiza, hacía difícil el ascenso. Fuimos a parar a la parte trasera de la iglesia, al llamado “cementerio de los curas”, donde se conservan los nichos perfectamente, tanto, que dos de ellos nos hicieron sospechar que fueran hornos.

CLICK!!  sobre la foto para ampliar
El Pla de Manlleu
Escolta la modernidad del pequeño pueblo de Pla de Manlleu masías del siglo XIV, como la de José Ignacio Figueras, “Kiko”, quien ha vuelto de Barcelona para dedicarse al agroturismo en la Masía els Cups, más moderna que Can Figueras, propiedad de la familia durante 38 generaciones seguidas que han conservado, además del mas, el apellido. Es hijo de Lluis María Figueras Fontanals, a quien hemos seguido en su magnífico estudio “El Senyorio de Celma”. Del siglo XIV es también Mas Galofré y tantas otras de las que sólo quedan, si acaso, trozos de muro.

CLICK!!  sobre la foto para ampliar

Juan Martínez de El Pla de manlleuJosé Ignacio Figueras de El Pla de Manlleu

Juan Martínez, conocedor de la historia de su pueblo, a pesar de su juventud, lo que no es frecuente, se encargó de nombrarnos otras masías, como La Campanera, en medio del bosque, con leyenda en su haber, una de esas tan numerosas en el mundo rural, en su término, aseguran, hay enterrada una campana de oro. O el conjunto de Cal Xemenet, más de tres edificios, uno de los cuales se lo llevó el dueño, numerado para poder luego montarlo en un lugar más de su gusto.

CLICK!!  sobre la foto para ampliar
El Pla de Manlleu, església parroquial de Sant Cristòfol
Además de las masías bajomedievales y la església parroquial de Sant Cristòfol de estilo gótico, acompañan la laboriosidad de los habitantes de Pla de Manlleu la ermita de Sant Miquel, algo que el viajero curioso agradece por la manca de edificios románicos en la Catalunya Nova. Sant Miquel del Pla de Manlleu aparece referenciada por primera vez en el testamento d’Elisenda de Fonollar, en 1247, momento en que lega un mas a la ermita. Los señores continuaron ocupándose de ella en otras mandas testamentarias y se sabe que en el siglo XV estaba en mal estado. Fue restaurada en el XVIII. De una sola nave rectangular con ábside rústico, muy antiguo, ha sido recientemente restaurada de forma que, a simple vista, parece ejemplar. El espacio donde se ubica es delicioso, dentro de un círculo de pinos, viñas y cerezos, el edificio aparece pobre, muy pobre, muy rústico, pero dignísimo en su reciente restauración.

CLICK!!  sobre la foto para ampliar

El Pla de Manlleu, ermita de Sant MiquelEl Pla de Manlleu, ermita de Sant MiquelEl Pla de Manlleu, ermita de Sant MiquelEl Pla de Manlleu, ermita de Sant Miquel

El pueblo está envuelto en viña. Se elaboran vinos y cava, aunque la mayor parte va a alimentar la denominación de origen Tarragona. Vive poca gente, jóvenes sólo cuatro que acuden a divertirse a Vilafranca del Penedès.

 

Festa Major, el primer diumenge d'agost.

Gastronomía. Comimos en el Bar Mesón el Plá del pequeño pueblo, como si lo hiciéramos en un lujoso restaurante, o mejor, porque, sentadas en la terraza, pudimos hablar con la gente y escuchar, durante el tiempo que su obligación en la barra del bar se lo permitía, a Juan. Durante tiempo recordaremos las patatas rellenas y los exquisitos calamares fritos. Se encuentra de casi todo en Pla de Manlleu. Vino, una panadería donde venden un exquisito pa de pessic. Una carnicería, la de  Antonio Benito Llenas, donde comprar vino de cosechero del Pla, embutidos de caza y de cerdo, y unas butifarras de setas riquísimas. Una masía dedicada a agroturismo y el Celler Vives Gau.

La religiosidad del Císter


Entitats del municipi
d' Aiguamúrcia
i habitants, 2005

 Aiguamúrcia, 68
L'Albà, 28
Les Ordres, 8
El Pla de Manlleu, 125
La Planeta
Les Pobles, 166
Santes Creus, 146
Urban. el Mas d'en Perers, 99
Urban. els Manantials, 82

CEIP Sant Miquel
Patronat Municipal de Turisme d'Aiguamùrcia
Ajuntament d'Aiguamúrcia
Castells d'Aiguamúrcia
Aiguamùrcia - Alt Camp.info

Escríbenos. Colabora.Contacta con nosotros

Municipis i entitats de l'Alt Camp

• Aiguamúrcia • Alcover • El Pla de Manlleu • Les Pobles • Santes Creus • Cabra del Camp • Figuerola del Camp • El Pla de Santa maría • El Pont d'Armentera • Querol • Vila-Rodona • Vilardida •

l'Alt Camp


© Isabel Goig, Israel Lahoz y Luisa Goig, 2007