EL ENTORNO RURAL

La Premsa de Lliura de Sant Vicenç de Calders

La Premsa de Lliura de Sant Vicenç de Calders

Nadie diría, al llegar a la estación de ferrocarril de Sant Vicenç de Calders (importante núcleo ferroviario, pero frío y despersonalizado como todos) que unos kilómetros arriba, enracimado en un puig, se asienta el verdadero pueblo, el caserío que forma parte del municipio del Vendrell desde 1946, un pueblo pequeño pero encantador.

Apenas son tres calles empinadas y una plaza. El final de ellas se interrumpe bruscamente y forman un mirador natural desde donde se contemplan las viñas que todavía se cultivan y se adivina las que desaparecieron a favor de carretera y autopista. Las marismas ni se pueden adivinar, pues todas están cubiertas por modernas urbanizaciones. Ahora se han convertido en Coma-ruga y el Francás, playas repletas en verano.

Pero en el caserío, el tiempo parece detenido. Su castillo, del que no aparecen restos, está documentado en el año 1047. Se cree que vigilaba desde donde están los depósitos del agua que abastece a los habitantes, al haber aparecido restos de basamento.

La iglesia, bajo la advocación de San Vicenç, es del siglo XVIII, y para su construcción, como es habitual, se utilizaron piedras más antiguas, tal vez del castillo o de otra iglesia. Del mismo siglo que la iglesia son las casas de alrededor de la plaza Mayor.

Sant Vicenç de Calders (el Vendrell). "Mas Borràs"En un lugar de este bonito pueblo puede verse la casa donde se ubica la Premsa de Lliura de Mas Borràs, con un cartel explicativo delante, donde se resume su historia. Es propiedad de la familia Güell, quien hasta el comienzo del siglo XIX se encargó de la masovería de Mas Borràs. Con ella se molía vino y/o aceite. La construyeron carpinteros del Catllar con madera de los bosques de Soria y se trasladó río Ebro abajo, hasta el mar. Se desembarcó en el puerto de Sant Salvador y fue llevada hasta Sant Vicenç con la ayuda de asnos, mulas y bueyes.

Tuvimos ocasión de verla con detenimiento gracias al señor Josep Güell i Guixens, su actual propietario quien, junto con Montserrat, su esposa, y sus sobrinos, forman una familia dedicada a la viña sobre todo, cuyos miembros se reúnen, junto con otros amigos, en la gran sala donde está la prensa, con cualquier motivo. La prensa es magnífica y funciona todavía de forma anecdótica, queremos decir que el señor Güell, si ha de ponerla en marcha, sin pereza, la pone, aunque sólo sea para que la vean funcionar una excursión de chinos (o japoneses) que acudieron al reclamo de la tradición.

Con motivo del 150 aniversario de la construcción de la prensa, Josep Güell ha editado un libro conmemorativo, con investigación y texto de Josep Borrut i Casellas y dibujos de Antoni Bassó i Ubach, de cuya impresión se ha ocupado la Imprenta Ramón.

Esta interesante publicación se ocupa en el primer capítulo de la historia de San Vicenç. En el segundo abunda en datos de los propietarios de la premsa, los Güell. Ellos (familia en tercer o cuarto grado de los poderosos mecenas de Gaudí, del mismo apellido), llegaron desde Torredembarra para hacerse cargo del Mas Borrás (la masía más grande de Sant Vicenç), en el primer cuarto del siglo XVIII.

Es una buena época porque la producción del vino está en auge y el comercio también, al haberse construido el puerto de Sant Salvador. Poco a poco van haciéndose con tierras y casa y, algo más de un siglo después, en 1842, se han convertido en los mayores contribuyentes de Sant Vicenç, 830 reales, le sigue otro con 626, hasta llegar al octavo que paga 314. El resto cotiza menos de cincuenta. Naturalmente, dejan de ser masoveros y se convierten en propietarios, adquiriendo la casa a los herederos de la familia Queralt. Es entonces cuando deciden construir una prensa nueva.

“Així doncs, l’any 1853 encarreguen a uns fusters del Catllar la construcció d’una premsa de lliura que ocupi l’espai que li han destinat. Segons la tradició oral de la família, els troncs són portats dels boscos de Sòria a través de riu Ebre fins a la desembocadura, i d’allà, arrossegats amb barques fins al port de Sant Salvador. Com els van dur des de la platja fins al poble, ja no queda gaire clar. Les seves dificultats devien tener per arrosegar aquells troncs tan llargs poble amunt. Pensem que el camins eren molt estrets i no podien  pas passar-hi. Una solució era pujar riera amunt, i així el poble era més proper”.

El carpintero del Catllar, con sus dos hijos, la hicieron en siete semanas, y dice el libro que la madera que utilizaron estaba muy bien escogida y trabajada, pues 150 años después, y sin ningún tratamiento, su estado es bueno, no ha sido atacada por la polilla y el sonido se transmite de forma clara y precisa.

En los libros de cuentas se refleja la cantidad de pies, tanto de uvas como de aceite, que se prensaban año a año, ya de la familia Güell, ya de otros vecinos de Sant Vicenç o de otros lugares de alrededor. También nos dicen estos cuadernos conservados muchas cosas de la marcha económica de la pagesía y nos hablarían de la filoxera y otros desastres si los cuadernos correspondientes a esos años no se hubieran perdido.

La Premsa de Lliura de Sant Vicenç de Calders

En el libro aparecen también las medidas de todas y cada una de las piezas de la prensa, de la que anotaremos que la viga mide 11,5 metros de largo. Con ella se molía, tanto la brisa (es decir, el orujo y el raspajo de la vid) como la pasta resultante de la primera prensada de la oliva en el molino. Esta pasta se colocaba en los cofins (piezas circulares de esparto), que sólo servían para obtener el aceite.

Alrededor de este artefacto más que centenario, tiene lugar, a principio de septiembre, organizada por l’Associació de Veïns de Sant Vicenç, la Festa del Vi, donde puede comerse coca enramada, degustarse el vino y hasta helado de algarroba, el otro cultivo principal de toda la comarca, a mucha distancia del vino y el olivo, pero próximo al almendro. 

La familia Güell, con Josep y Montserrat a la cabeza, se sienten orgullosos de esta Premsa de Lliura, y ellos son las almas de cualquier actividad que se realice alrededor de ella e incluso en Sant Vicenç.

© Isabel Goig Soler e Israel Lahoz
http://www.tarragona-goig.org

Festa del Vi de Sant Vicenç de Calders

Sant Vicenç de Calders
(pulsar sobre la foto para ampliar)
Sant Vicenç de Calders (el Vendrell). "Mas Borràs" Sant Vicenç de Calders (el Vendrell). Masia de "Les tres Fonts" Sant Vicenç de Calders (el Vendrell). Iglesia de Sant Vicenç Sant Vicenç de Calders (el Vendrell). Sant Vicenç de Calders (el Vendrell).
Sant Vicenç de Calders (el Vendrell). Sant Vicenç de Calders (el Vendrell). Sant Vicenç de Calders (el Vendrell).   el Vendrell  

VOLVEREl Entorno rural

• La cabra blanca de Rasquera • Crisis en la pagesia • Barraques de Pedra • La Masía Catalana "Mas Roig" • La Premsa de Lliura de Sant Vicenç de Calders •

El Tarragonès El Baix Penedès

Escríbenos. Colabora. Contacta con nosotros


© Isabel Goig, Israel Lahoz y Luisa Goig, 2005