LLIBRES

Dragabales
Butlletí informatiu del Ball de Sant Miquel i Diables de la Riera

 

De nuevo nuestros amigos de la revista “El Dragabales” nos han remitido sendos ejemplares de su boletín en papel que nos muestran su trabajo incansable a favor del “ball de Diables” en particular y de las tradiciones catalanas en general, en cuanto que este rito forma parte de ellas.

La del segundo trimestre está dedicada, casi en su totalidad, a Xavi Aranda, a través de una entrevista. Aranda es miembro del “Ball de Diables de Vilafranca” y fue el encargado de organizar la novena muestra de “Balls de Diables Centenaris amb Parlaments”, que tuvo lugar el pasado mes de mayo. A través de esta entrevista hemos tenido oportunidad de saber que el conseller el cap de la Generalitat, Josep Bargalló, es miembro del “Ball de Diables” de Torredembarra.

En cuanto al ball de Vilafranca, Xavi Aranda dice que el primer antecedente que se conoce sobre él aparece en el Llibre Verd de Vilafranca, donde aparece la fecha de junio de 1601, día del Corpus, como la primera en la que se recoge el ball, un Drac acompañado de cinco diablots.

Muy interesante es la revista correspondiente al tercer trimestre del 2004. Jordi Rius, en su visita a Cuzco, tuvo ocasión de presenciar la procesión de la Virgen de Agosto, mezcla allí del cristianismo con las culturas indígenas, y queda plasmado en las páginas 3 y 4.

También hasta aquellas lejanas tierras llegó el ball de Diables, y a ello dedica un largo trabajo Wilma Feliciano, del departamento de Lenguas Extranjeras de la Universiad de Nueva York. En él dice que “según los lugareños la representación comenzó con una treta para someter a los indígenas al culto católico. De noche, los españoles, disfrazados de diablos con máscaras pavorosas, emergían de las entrañas de las pirámides en un carretón y recorrían las calles para aterrorizar a los nativos y obligarlos a aceptar a la Virgen”. Wilma Feliciano concluye el elaborado trabajo así: “En fin, “La Danza de los Diablicos” es una representación subversiva. Utiliza la estructura y las figuras del auto sacramental pero invierte el contenido católico para representar la agresión destructiva de una conversión basada en el miedo al Diablo y al Infierno. Lejos de evangelizar con amor y dulzura, la violencia del ángel expone la hipocresía católica. El ángel se lanza continuamente con espada en alto contra danzantes pacíficos que están adorando a su dios...”.

En la contraportada “El Dragabales” recoge las relaciones recitadas antiguamente, registradas por Hermes Aldana, de Túcume:

Yo soy el diablo más grande
diente de palanca
que desde los infiernos vengo
en busca de doña Juliana.

Yo soy el diablo más chiquito
ojo de candela
que desde los infiernos vengo
a llevarme a doña Candela.

Yo soy el diablito chiquito
bruto y sin conocimiento
no me hace falta el talento
para hacerle este regalito.

Yo soy el ángel mayor
que vengo de la gloria
pa´que goce en las alturas
mi tía Gregoria.

  El Dragabales

http://www.tarragona-goig.org

Bibliografía • Ysabelis. Regine Majoricarum • Una mirada sobre el Baix Penedès • 7 nits a Sansemison • La repressió franquista al Baix Penedès • Estius a l'Ebre • Gaudí el arquitecto de Dios • El Infante de Mallorca • Pronòstic Santjoaner 2005 • Jaume Mercadè • Altafulla • Històries de les Bruixes d’Altafulla • Els Tres Tombs • La Vieja Cocina • Dragabales • Revista GEO • Museo del Escritor • El Tarragonès El Baix Penedès l'Alt Camp


©Isabel y Luisa Goig e Israel Lahoz, 2002