HISTORIA

La princesa Láscaris y la fundación del monasterio de clarisas en Montblanc

 

Convent i Santuari de la SerraEn nuestra aportación sobre la villa de Montblanc (Tarragona), nos hacíamos eco de la fundación del convento de clarisas de la Serra, en esa hermosa villa. El web oficial de Montblanc, en referencia a esta fundación, dice: Es diu que la princesa grega Irene Làscaris, passà per Montblanc de camí cap a Saragossa portant una imatge de la Mare de Déu. En un turó proper a la vila els bous que estiraven el carruatge no avançaren més. El fet s’interpretà com que la imatge volia romandre en aquell indret. La princesa sol·licità llicència a Jaume II per poder construir un convent. Era l’any 1296 i des de llavors les monges clarisses veneren la imatge de la Mare de Déu de la Serra, convertida en patrona de la vila i en motiu de gran devoció per part de la població.

Pasaremos de largo por el supuesto milagro con intervención de los bueyes desobedientes, ya que, como también decíamos en ese artículo, abundan en el orbe cristiano y, al parecer, tienen su origen en los primeros siglos del cristianismo, cuando alguna joven quiso convertirse a él y el padre, pagano, intentó evitarlo ofreciendo su virginidad. La joven –luego canonizada- no pudo ser movida de su domicilio ni con cien carretas de bueyes.

Lo que si puede ser cierto, es que la imagen llegara de oriente por orden de la princesa Irene, de la dinastía Láscaris, o bien fuera costeada por ella.

Foto: Barbera Masip, Blanco y Negro nº 2294, 7-7-1935¿Quién fue Irene de Láscaris y cuál era el motivo de su viaje a Catalunya? A inicios del siglo XIII Teodoro Láscaris formó, del despedazado (por los cruzados) imperio de Oriente, el imperio griego de Nicea. Falleció en 1222, le sucedió su yerno Joan III Ducas casado con otra Irene, quien falleció en 1241. Según Joaquín Miret y Sans, la princesa Láscaris o Làscara, era hija de Teodoro II Láscaris y/o Vatatzo y nieta de Joan Ducas, emperador bizantino del imperio de Nicea. Vino a Catalunya, al parecer y siempre según el mismo autor (quien manifiesta sus dudas sobre varios aspectos de la biografía), divorciada del conde de Ventimiglia, para contraer matrimonio con el conde de Pallars. Llegó acompañada por los hijos habidos con el Ventimiglia, quedando con ella las hijas y volviendo tiempo después el hijo para hacerse cargo de la herencia paterna en Italia. Con la princesa griega llegaba también Constanza de Hohenstaufen, madrastra del padre de Irene, de quien también hemos encontrado alguna información.

La infanta Láscaris casó con el conde de Pallars, Arnau Roger. Joaquín Miret, en referencia a él, dice: “Es muy probable que Roger de Comenge o Cominges, señor de la Gascuña y perteneciente a la familia de los vizcondes del Cosserans (departamentos del Ariège y Haute-Garonne), y Sibilia de Berga o de Saga fueron los padres de Arnau Roger, conde de Pallars desde 1267 a 1288, y de Ramón Roger, también conde desde 1288 hasta 1294. El conde Arnau Roger es el que contrajo matrimonio, entre los años 1267 y 1281, con la princesa griega Lascaris, llamada Irene por algún cronista, sin que nosotros hayamos sabido encontrar documento alguno que justifique este nombre. En todas las escrituras que a ella se refieren, aparece invariablemente con el título a nombre de infanta Lascara (…) infantisse Lascharie filie quondam illustrissimi Lascherii Imperatoris grecorum (1288). Y en otra domne Alaschare filie illustrissimi domine Alaschari veri Imperatoris Grecorum”. (Este hecho puede deberse a que Láscara o Láscaris sea el nombre de la dinastía a la que pertenecía).

Al morir el conde de Pallars (al parecer por la menor edad de la hija mayor de éste y de la princesa Láscaris) gobierna los estados el hermano del conde. Tanto la vida de Irene como de sus hijos es, además de interesante, novelesca, como tantas de la Edad Media. La primera, viuda del de Pallars, tuvo al parecer amores con Bernat de Sarrià, uno de los consejeros de Jaume II, y ello la obligó a recluirse en el monasterio de Jonqueres, de la Orden Militar de Sant Jaume. La primogénita, heredera del condado, hubo de enfrentarse a todo tipo de pretensiones para arrebatarle los estados.

Decíamos que a Irene, en su viaje desde Grecia, la acompañaba Constança de Hohenstaufen, madrastra de su padre. Como decíamos más arriba, a Teodoro le sucedió su yerno, Joan Ducas Vatatzo quien, viudo de Irene en 1241, casó con Constança. Ella era hija ilegítima de Federico II Hohenstaufen, emperador de Alemania y rey de Sicilia (quien la reconocería antes de morir) y de la dama italiana Blanca Lanci. Joan tenía más de cincuenta años y Constança once. El papa Inocencio IV no reconoció la legitimidad del matrimonio por ser ella católica. La ceremonia de la boda está perpetuada en cien versos que compuso el poeta Nicolás Irenikos.

Es la de Constança otra vida terrible. El matrimonio es un fracaso, y el emperador mantiene durante años relaciones íntimas con La Marquesina, llegada con la corte de Constança. En 1255 muere el emperador y le sucede su hijo Teodoro Láscaris durante cuatro años, pasando a convertirse Constança en rehén para evitar que su poderoso hermano, Manfredo de Sicilia, hijo a la vez de Federico II, interviniera en asuntos de Oriente. Al morir Teodoro, el padre de la princesa Irene Láscaris, le hereda Joan IV Láscaris, un niño tutelado por Miguel Paleólogo, quien le usurpa el trono, a la vez que requiere a Constança (quien sólo tenía 30 años), de amores, sin que ella consintiera.

Tras muchas vicisitudes, parece ser que las dos mujeres logran salir de la Corte, y sería entonces cuando pasaran por Montblanc. ¿Por qué vino doña Constança a Catalunya? A residir a Valencia, donde, al parecer, fue invitada por su sobrina del mismo nombre, Constança, hija de Manfredo de Sicilia, casada con Pedro III el Grande de Aragón-Catalunya, a quien la emperatriz griega cedería sus derechos de diferentes posesiones. Su sobrino el rey Pedro le cedió rentas para que viviera dignamente, según documentos que aparecen referenciados por Joaquín Miret. En seis de las calendas de enero de 1279, el rey Pedro III ordena a su oficial Bernardo Riquer  (Registros 46, folio 27. Registro 46, folio 37, y Pergamino 298 de Pedro III. Archivo de la Corona de Aragón). Le da ganado (… de ganato nostro quinte quingentas bonas oues parituras…), dinero (… octo mille solidos et etiam de quatuor mille solidos eiusdem monete…) y permiso para residir (dado en Alcire, reino de Valencia).

Doña Constança (de quien afirman que enfermó de lepra en Valencia y fue curada milagrosamente por Santa Bárbara) murió, muy mayor, en 1307. Fue enterrada en Valencia y parece ser, aunque no hemos encontrado documentos, que la princesa Irene Láscaris reposa junto a ella. Es en la Iglesia de San Juan del Hospital, en una capilla barroca, donde se conservan, en una sencilla urna de madera, los restos de la basilisa. Tuvo rico panteón, pero se desconoce su paradero (o eso afirmaba Feliu Dosart en 1935). En la urna se lee: “Aquí yace Dª Gostaça Augusta, Emperatriz de Grecia”.

Foto: Barbera Masip, Blanco y Negro nº 2294, 7-7-1935De aquella curación se conserva un cuadro en la capilla de la Iglesia de San Juan del Hospital, donde está la urna con los restos, que Dosart describe así: “Para más rudo contraste, de una capilla más espaciosa que las otras sale el alarido detonante –frutos, flores, hojarasca, angelotes, columnas retorcidas- del barroco valenciano. Es la capilla de Santa Bárbara. Y en ella vemos el cuadro pomposo, lleno, de la santa titular con una matrona –guapa, sanota- devotamente arrodillada a sus pies. ¿A quién representa…?”. Pues a doña Constança vestida de Valenciana.

Siglos después, Vicente Blasco Ibáñez, en “Mare Nostrum”, hace que el capitán Ulises Ferragut se enamore de ella. La novela comienza “Sus primeros amores fueron con una emperatriz”.

 

Bibliografía

Blasco Ibáñez, Vicente. Mare Nostrum. Prometeo. Valencia, 1918
Ferrer i Mallol, Maria Teresa. Joaquim Miret i Sans, semblança biogràfica. Institut d’Estudis Catalans, Secció Històrico-arqueològica.
Dosart, Feliu. Vida e infortunio de la Emperatriz Doña Constanza
-Una basilisa oriental en Valencia- Revista Blanco y Negro nº 2.294. 7-7-1935
Miret y Sans, Joaquín. Discurso leído en la Real Academia de Buenas Letras de Barcelona: “Expresión y dominación catalana en la Galia Medieval”. Hijos de Jaime Jepús, Impresores. Barcelona, 1900
Miret y Sans, Joaquín. La princesa griega Láscaris -Condesa de Pallars en Cataluña-. Revue Hispanique, 1903
Sobrequés, Santiago. Els Barons de Catalunya. Història de Catalunya, volumen 3. Ed. Vicens Vives, 1991

© Isabel Goig Soler
http://www.tarragona-goig.org

VOLVER Montblanc

Setmana Medieval de la llegenda de Sant Jordi
Montblanc - Blog de Jaume
Montblanc - Web de l'Ajuntament
"Amics dels gegants" Montblanc
Fotografías de Montblanc
Conca de Barberà

Escríbenos. Colabora
Contacta con nosotros

VOLVER Historia

 • Leonor de Xipre, Señora de Valls • Montblanc • La princesa Làscaris • Elionor d’Aragó i Montferrat • Condado de Santa Coloma • Antes de los romanos • La religiosidad del Císter alrededor del río Gaià

El Tarragonès El Baix Penedès L'Alt Camp


Recordad que los trabajos tienen autoría. Sabemos, asumimos y compartimos la libertad de la red.
La información nos pertenece. Pero ello no excluye reconocer y respetar el trabajo de los demás.
Como decía Tagore «si bebes agua recuerda la fuente».

©Isabel y Luisa Goig e Israel Lahoz, 2002