MUNICIPIS DEL TARRAGONÈS

Creixell. Comentarios y Opinión

Creixell: ejemplo de la política general

Sin moverse de un pueblo de algo menos de tres mil habitantes, como es Creixell, en Tarragona, se puede hacer un estudio de la política en general. Asociaciones temerarias como Esquerra Republicana con el Partido Popular, por ejemplo, que han pasado de ser esporádicas, a continuas, y de ahí a formar parte, el único concejal de Esquerra, del equipo de Gobierno. Todo ello sin que la directiva del partido haya movido un dedo -¿dónde estás Josep Lluis?-, y en aras de una mayor gobernabilidad.

¿O no? Después de ver los sueldos que el equipo de Gobierno cobrará de las arcas municipales, surge la duda. La duda y el recuerdo del anterior alcalde de un pueblo de Soria –Berlanga de Duero-, Carlos Lacárcel, que durante unos catorce años, más o menos, ejerció su cargo, como representante del PSOE, sin cobrar ni una sola peseta. Si un día se decide a hacer números de cuánto le costó la Alcaldía, espero que me lo diga.

Más de veinte millones de las antiguas pesetas, a las que habrá que sumar dietas, viajes y gastos varios, saldrán de las arcas municipales de Creixell, para pagar a su equipo de Gobierno. Y la pregunta es ¿puede este municipio pagar estos sueldos? Podrá, porque serán sagrados, pero, como siempre, será a costa de los contribuyentes. A esperar la subida de impuestos. Siempre pagamos todos las incoherencias, los todoterrenos, las vacaciones y los caprichos de unos pocos.

© Isabel Goig

Pleno en Creixell

El pasado lunes, 8 de octubre, fui al pleno del Ayuntamiento de Creixell. Pensé que sería una reunión de trámite, pero me apetecía asistir para ver cómo funciona la vida municipal del pueblo donde transcurre, últimamente, parte de mi vida. He de confesar que, desde el primer momento, estuve más pendiente de las situaciones que se iban produciendo que de los puntos a tratar. Iba preguntando, a mis vecinos de izquierda y derecha, quién era quién, de los once miembros de la corporación. En principio no me cuadraba, aunque en pocos minutos me hice con la situación (cualquiera lo hubiera hecho).

Al frente, cinco personas, entre ellas una mujer, formaban el equipo de Gobierno, todos del Partido Popular (a decir verdad, alguno de una escisión del mismo, pero de derechas). A la izquierda del público, dos concejales del CiU y uno de Izquierda Unida (Inciativa els Verds). A la derecha del público, dos del PSO (ambas mujeres) y uno de Esquerra Republicana.

De los puntos que se trataron saqué poco en claro, no por ellos, sino porque no estoy al tanto de lo que sucede en Creixell. Sí entendí perfectamente que llevan varios años (la anterior corporación era también del PP gracias a una moción de censura) sin cerrar cuentas. Al parecer, ninguno de los allí presentes (entre el público conté alrededor de cincuenta personas), sabía en qué se había invertido el dinero. Esto, con ser grave, no es lo peor, pues tampoco los concejales de la oposición deben saberlo, o eso se deducía.

Pero no quiero entrar en polémica, ya que, como apunto más arriba, no estoy enterada de los intríngulis de la política municipal de Creixell. Sí sé, que después de la elecciones municipales, el único concejal de Esquerra dio el voto a los populares para que se hicieran con el gobierno municipal. Pensé que sería algo puntual, aunque descabellado e incomprensible, pero puntual. Pero no es así, no sólo este hombre le dio el gobierno al Partido Popular, es que, en todos los puntos tratados les dio también el voto, ante el abucheo del respetable, lo que motivó cinco llamadas de atención por parte del alcalde, las dos últimas a gritos. A la salida del pleno los abucheos siguieron, entre ellos algunos relativos a la corrupción urbanística, tales como “esto es la segunda Marbella”, mientras el representante de la izquierda republicana de Catalunya se escabullía calle arriba.

¿Sabe Carod-Rovira esta situación? Supongo que sí. ¿Por qué la permite? Estos hechos, en política de izquierdas, no deben permitirse. Un partido idealista y luchador como Esquerra Republicana –a quien desde luego este hombre no representa-, no puede consentir que nadie, ni en el más minúsculo de los municipios, manche de esa forma el nombre de la formación.

Y a él, que no sé ni cuál es su nombre, ¿le compensa el abucheo de sus vecinos, la vergüenza que supone, pleno tras pleno, después de haber dado el voto a una formación de derechas, saberse el blanco de todos los desprecios? ¿Qué hay detrás de todo esto? ¿No sería más serio pasarse a la derecha y dejar las siglas de Esquerra limpias de polvo y paja? ¡Vivir para ver!

© Isabel Goig

 

Conferencia sobre Patrimonio

El sábado 21 de abril, en el Hotel d’Entitats de Creixell y organizado por CiU, tuvo lugar una conferencia-coloquio sobre Patrimonio, a cargo de Joan Menchón i Bes, en la actualidad arqueólogo del Ayuntamiento de Tarragona, quien ha ocupado diversos cargos de responsabilidad a lo largo de su carrera.

Se trataba de explicar la Ley que protege a monumentos de mayor o menor importante, a bienes muebles e inmuebles, que forman parte del Patrimonio de una comunidad. Ya sean ritos y costumbres, folklore, conjuntos defensivos, castillos y torres, yacimientos arqueológicos, lugares de interés natural, en fin, todo aquello que a lo largo de los años, de los siglos, han caracterizado una villa o pueblo, una sociedad. El Patrimonio, con mayúscula.

Menchón i Bes dio a conocer qué bienes son susceptibles de ser incoados y protegidos, así como los derechos y deberes de las personas y/o entidades obligadas a protegerlos, siendo o no propietarios de los mismos. Todo ello ilustrado, al final, con fotos de distintos monumentos –Arc de Barà, yacimientos…-

Al hilo de esta conferencia que fue, como muchos de los actos que tienen lugar en Creixell, muy participativa, surgen muchas preguntas que tienen difícil respuesta, no ya para el señor Menchón (ni tan siquiera se las hicimos) sino para los mortales, la gente de a pie, no sé si los dioses, en el caso de que existan, sabrán responderlas.

La Ley está clara aunque, como decía San Agustín, “el espíritu está presto, pero la carne es débil”.

Está muy clara la etimología de Patrimonio. Viene de Padre. Del latín PATER, PATRIS derivaría, en 1300, patrimonium, propiamente “bienes heredados de los padres”  (Joan Corominas). Cuando el patrimonio es familiar, sólo la familia es responsable de lo que haga con lo suyo, pero cuando hablamos de Patrimonio colectivo, tenemos la desgracia de que los responsables son los políticos (años ha era la ignorancia, más justificable). Y esta responsabilidad se debe a que, en un momento determinado de la historia de nuestra corta democracia, al partido entonces en el poder se le ocurrió la genial idea de otorgar todos los poderes de Urbanismo a los ayuntamientos.

No fue una patata caliente, desde luego. Lo que estaban dejando en manos de unos pocos era, como se está demostrando de Norte a Sur y de Este a Oeste, un hermoso bizcocho almibarado, relleno de crema y cubierto del mejor chocolate.

Se nos dirá que a los políticos los elige el pueblo, pero añadiremos que los pactos los hacen entre ellos, dándose la frecuente circunstancia de que gobiernan los que menos votos han obtenido, y eso sin contar con los tránsfugas.

Y la pregunta es inevitable ¿es lícito que el Patrimonio de todos esté en manos de unos pocos que ni tan siquiera han obtenido la mayoría de votos?

En el caso concreto de Creixell, en el año 2004 se inició un Plan Especial de Protección del Casco Histórico para preservar las características arquitectónicas de la villa. El Plan fue retirado. El Consell Comarcal (organismo que, según la Llei 9/93, es el encargado de solicitar los planes especiales, las catalogaciones, de velar por los intereses, etc., para aquellos pueblos con menos de cinco mil habitantes) no tramitó este Plan, y la oposición en el gobierno municipal solicitó la tutela de la Generalitat a fin de evitar los desastres que se están produciendo, como derrumbes de casas del siglo XVII.

Siguiente pregunta ¿Ningún organismo puede intervenir en estos casos? ¿Ningún organismo, por ejemplo la Comissió Territorial del Patrimonio Cultural, puede velar para que, mientras la espesa, tranquila y lentérrima burocracia, decide si protege o no protege, si permite o no cambiar un plan por otro, no se destruya el patrimonio? ¿Es posible que a los dirigentes de un pueblo, sea el que sea, esté en el lugar que esté, no les interese que se proteja su Patrimonio? ¿Es posible que la Ley que menos se cumpla sea la de Patrimonio?


(CLICK! sobre las fotos para ampliar)
CreixellCreixellCreixellCreixell

CreixellCreixellCreixellCreixell

© Isabel Goig
http://www.tarragona-goig.org

Creixell - Comentarios y Opinión • Alegaciones Les Botigues de Mar • Miscelánea • En defensa del patrimoni • Creixell en peligro • Creixell en "L'Església del Mar" • Creixell en “Catalunya des del mar” • Festa Major 2007 • Festa Major 2006 - Municipis del Tarragonès

Escíbenos. Colabora. Contacta con nosostros


©Isabel y Luisa Goig e Israel Lahoz, 2002